“Ayer fue como un cara a cara. ‘A ver, ¿estamos de acuerdo en esto?’. Sí. ‘¿El modelo (económico) está bien?’. Perfecto. Ahora, si gana la presidencia este 2 de julio, pues ‘señor, estamos de acuerdo que todos tenemos que jalar juntos, todos tenemos que cerrar filas porque tenemos muchos frentes, los cuales no controlamos”, sostuvo.

El empresario, quien de ganar el tabasqueño los comicios del 1 de julio sería el jefe de gabinete, dijo que en el cónclave “se habló claro, se habló respetuoso, se habló de altura” y “lo más importante fue el ambiente de franqueza, de respeto, de cordialidad y de ver para adelante”.

En entrevista con Radio Fórmula, Romo reiteró que hubo cero fricciones y también claridad en los planteamientos que el candidato puso sobre la mesa.

“Honestamente, en cuanto a modelo económico, no hay una preocupación porque estamos hablando (con los empresarios) de lo mismo, y ayer se aclaró”, sostuvo el coordinador general del Proyecto de Nación 2018-2024 del candidato presidencial de Morena.

Entre los puntos destacados que Romo mencionó sobre los planteamientos que López Obrador habría hecho a los empresarios fue que no quiere endeudar al país; una mayor inversión en infraestructura que haría a la IP el motor de la economía, y el “congelamiento” de impuestos.

Además, la propuesta relacionada con los precios de garantía para el campo que será sólo para las regiones abandonadas.

Romo señaló que se habló de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y, en este sentido, coincidieron en que ésta obra debe ser transparente y licitarse de acuerdo con el marco de la ley.

Según el coordinador, también se aclaró que no harán cambios radicales de leyes y reformas, como la energética, al menos en los primeros dos o tres años en caso que el tabasqueño llegue a la presidencia.